Archivo de la categoría: Ciencia

Argentina ya tiene una vivienda a favor del medio ambiente

Estándar
La llamada “Casa E”, es la primera en ser edificada en la República Argentina por la compañía alemana BASF.

La “Fábrica Badense de bicarbonato de sodio y anilina” (BASF) construyó la primera “Casa de Eficiencia Energética” de América del Sur. En menos de 18 meses, se construyó una vivienda ecológica ubicada en la calle Constituyentes al 1758 de la ciudad de Tortuguitas”, entre los partidos de Malvinas Argentinas, José C. Paz y Pilar, a 39 km de la ciudad de Buenos Aires. La inversión realizada fue de un millón y medio de euros.

Una alternativa para reducir el consumo eléctrico
Este nuevo hogar ecológico reduce en un 70% el consumo de energía eléctrica, ahorra recursos no renovables, como el agua, y disminuye las emisiones de dióxido de carbono del aire.
Entre los detalles, se destacan las paredes con aislamiento térmico exterior de placas de poliestireno expandido de última generación; así se evitan la influencia de los cambios climáticos en el interior de la casa. Además, el techo de la misma fue construido con paneles rellenos de espuma rígida de poliuretano y chapas galvanizadas pintadas con pigmentos. De esa manera, se reduce la absorción de la radiación solar dentro del ambiente. Por otro lado, para calentar el agua, se colocaron colectores solares en la terraza, junto con un sistema de recuperación de agua de lluvia para el lavado de ropa, el riego e higiene diaria.
Rompiendo con un imaginario
Al momento de pensar en “la casa del futuro”, nos imaginamos una residencia extravagante, con techos parabólicos, con iluminación por medio de la voz, electrodomésticos que actúan por sí solos, etc. Sin embargo, pocos nos ponemos a pensar en lo contaminante que esto puede llegar a ser: la electricidad es uno de los recursos que más perjudican a nuestro ambiente.
Por ejemplo, en los Estados Unidos, las edificaciones consumen el 76% del total de la energía eléctrica que se produce en el país. Entonces, lo ideal sería una vivienda que produzca su propia energía, que recicle, que sea autosuficiente. En Argentina, con la nueva producción alemana, ya se ha dado el primer paso para reducir el consumo eléctrico y perjudicar al medio ambiente.

Un robot con olfato

Estándar

22 de Septiembre de 2010

El primer sensor biológico del olfato es la nueva indagación del equipo científico de la Universidad de Tokyo.

Investigadores japoneses han desarrollado un robot que utiliza un sensor equipado con células de rana genéticamente modificadas.
Dichos científicos, pertenecientes al “Instituto de Ciencias Industriales” de la Universidad de Tokyo, se centraron en células capaces de generar señales eléctricas a partir de intensidades mínimas de un olor. Para los experimentos, se utilizó el olor de las feromonas emitidas por las polillas hembras.
El proyecto está a cargo de Shoji Takeuchi, profesor asociado del “Centro para la Investigación Internacional sobre Micromecatrónica” (CIRMM) de la Universidad de Tokyo. El docente comunicó que espera que esta tecnología se pueda utilizar en el desarrollo de un robot enfermero, el cual sea capaz de detectar cambios en los pacientes basándose en su olor corporal.
Fuente: http://www.ipcdigital.com

Asteroides cerca de la Tierra

Estándar

“Dos asteroides pasarán cerca de la Tierra el miércoles 8 de septiembre”, dijo la NASA en un comunicado a Washington. Ambos estarán a una distancia similar a la de la Luna en órbitas independientes.
El primero se llama “2010 RX30″. Mide entre 10 y 20 metros. Pasará a aproximadamente a 154  mil km de la Tierra a las 09.51 GMT. El segundo es nombrado “2010 RF12″. Oscila entre los 6 y 14 metros. Se lo verá a unos 49 mil km del planeta a las 21.12 GMT.
La NASA garantizó que ninguno de ellos representa peligro alguno. Sus especialistas afirmaron que los cuerpos podrán ser visibles sólo a través de telescopios aficionados de un tamaño regular.
Los objetos fueron descubiertos el pasado domingo por el telescopio “Catalina Sky Survey”. Este se ubica en las cercanías de Tucson (Arizona). Posteriormente, los datos fueron analizados por el “Centro de Planetas Menores” en Cambridge (Massachusetts).